Conduciendo hacia un futuro eléctrico

Se está produciendo un cambio silencioso en las carreteras europeas. Se prevé que el uso de vehículos eléctricos despegue en toda Europa. Se trata de una medida que podría ayudar a allanar el camino hacia un sistema de transporte por carretera más ecológico, pero que podría plantear problemas para satisfacer la demanda de energía e invertir en la infraestructura pertinente.

Si los salones anuales de automóviles son algo a tener en cuenta, los vehículos eléctricos alimentados por baterías están a punto de entrar en el mercado de masas, gracias a los rápidos avances tecnológicos y a la caída prevista de los precios de los nuevos modelos en los próximos años debido a los sistemas de baterías más baratos. Los fabricantes de automóviles se están aprovechando de la creciente demanda de vehículos más ecológicos y menos contaminantes a raíz del aumento de las preocupaciones sanitarias relacionadas con la contaminación atmosférica. Los principales fabricantes de automóviles afirman que los nuevos modelos eléctricos alimentados por baterías son más fiables y duraderos. La preocupación por la calidad del aire también ha mermado el apetito del público por los vehículos diesel.

Las ventas de vehículos eléctricos alimentados por baterías en toda la Unión Europea (UE) han seguido una fuerte tendencia al alza desde 2008 y aumentaron un 49 % en 2015 en comparación con las ventas de 2014. A pesar de un crecimiento más lento en 2016, se espera que esta tendencia al alza continúe a largo plazo. Sin embargo, los vehículos diesel y de gasolina siguen siendo los reyes de la carretera. En conjunto, en 2016, el 49,4 % de todos los turismos nuevos matriculados en la UE utilizaban gasóleo y el 47 % gasolina. Los vehículos híbridos eléctricos alimentados por baterías y los vehículos híbridos enchufables siguen representando una pequeña fracción de las ventas totales, representando el 1,1 % de todos los vehículos nuevos vendidos en la UE. Sobre la base del mercado actual, se espera que la cuota de mercado futura de los vehículos eléctricos nuevos sea del 2-8 % para 2020-2025.

Varios estudios han llegado a la conclusión de que el coste sigue siendo la principal razón por la que los consumidores todavía no están adoptando plenamente los vehículos eléctricos, así como la fiabilidad de la nueva tecnología. Las preocupaciones sobre el alcance del vehículo y la vida útil de la batería, la disponibilidad de la carga y los costes de propiedad, incluidos los impuestos y el mantenimiento, también siguen siendo un problema.

Desconexión de la gasolina

A pesar de estos retos, los vehículos propulsados por electricidad se promocionan como un elemento clave para la construcción de un sistema de movilidad sostenible y están preparados para sacudir la dependencia a largo plazo de Europa del motor de combustión interna y del petróleo para satisfacer sus necesidades de transporte. La mayor aceptación de los vehículos eléctricos, en particular cuando funcionan con fuentes de energía renovables, puede desempeñar un papel importante en el objetivo de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 80 % y un 95 % de aquí a 2050 y de avanzar hacia un futuro con bajas emisiones de carbono.

Los vehículos propulsados por electricidad son generalmente mucho más eficientes energéticamente que los propulsados por combustibles fósiles. Dependiendo de cómo se produzca la electricidad, el aumento del uso de coches eléctricos alimentados por baterías puede dar lugar a una reducción considerable de las emisiones de dióxido de carbono y de los contaminantes atmosféricos, los óxidos de nitrógeno y las partículas (PM), que han sido las principales causas de los problemas de calidad del aire en muchas de las ciudades europeas.

De todos los países europeos, Noruega está liderando la adopción de los coches eléctricos. Actualmente hay más de 100.000 vehículos eléctricos en uso en Noruega y la asociación de vehículos eléctricos del país se propone aumentar esa cifra a 400.000 para 2020. En muchos países europeos, el aumento de la aceptación de los coches eléctricos se debe a los numerosos incentivos y subvenciones disponibles para atraer a los conductores a ser más ecológicos, incluidas las exenciones fiscales, los descuentos y el aparcamiento gratuito para los coches eléctricos. Estos sistemas de apoyo tienen un impacto importante en las ventas. Tras la reducción de los incentivos fiscales y las subvenciones en los Países Bajos y Dinamarca en 2016, las ventas de vehículos híbridos enchufables y eléctricos alimentados por baterías se redujeron significativamente. Dinamarca, sin embargo, reintrodujo algunos incentivos fiscales en 2017 para aumentar las ventas.

Impactos sobre la calidad del aire y el cambio climático

El auge del uso de vehículos eléctricos se traducirá en una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y en una mejora de la calidad del aire en los centros urbanos y en los principales corredores de transporte. Sin embargo, el aumento de la demanda de electricidad para alimentar a los automóviles planteará un tipo diferente de desafío para los proveedores de energía. Un análisis de la AEMA sugiere que si el uso de vehículos eléctricos alcanza el 80 % en 2050, se necesitarían 150 gigavatios adicionales de electricidad para cargarlos. El consumo total de electricidad de los vehículos eléctricos en Europa aumentaría de aproximadamente un 0,03 % en 2014 a un 9,5 % en 2050.

Dependiendo de la fuente de electricidad utilizada, los efectos positivos sobre el clima y la calidad del aire podrían compensarse con emisiones adicionales del sector energético afectado. El aumento de las emisiones sería más notable si la demanda adicional de energía se satisficiera con electricidad procedente de centrales de carbón. El aumento del uso del carbón en la generación de electricidad en algunas regiones podría dar lugar a emisiones adicionales de dióxido de azufre. Sin embargo, en general, se estima que las emisiones de dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas del transporte por carretera que se evitarían superan las mayores emisiones procedentes de la generación de electricidad a escala de la UE.

El E-boom corre el riesgo de agotarse en la red

Un auge del e-boom también podría suponer un duro reto para la infraestructura y las redes eléctricas existentes, especialmente en los países que utilizan más electricidad procedente de fuentes renovables. En la actualidad, la mayoría de las redes nacionales no están bien equipadas para manejar un uso más amplio de vehículos alimentados por baterías y muchos países carecen de la infraestructura adecuada para apoyar la recarga. La mayoría de los países de Europa sólo cuentan con unos pocos miles de puntos de carga pública y, en su mayoría, son sólo fuentes de carga lenta, lo que permite la carga de vehículos utilizando tomas de corriente alterna (CA) y cables de baja tensión comunes en el hogar. Las fuentes de carga rápida, por otro lado, entregan mayor voltaje DC (corriente continua), permitiendo una carga mucho más rápida. Sin embargo, esto es más costoso y se pierde más electricidad durante las transferencias de carga.

También existe el temor de que la mayoría de la gente enchufe sus coches desgastados después del trabajo, lo que supondría una carga adicional para las redes de suministro de energía en determinadas horas pico del día. Sin embargo, los coches eléctricos más nuevos se pueden programar para cargar en ciertos momentos, en lugar de cargar automáticamente cuando se enchufa. Por ejemplo, como parte de un proyecto de investigación que utiliza un sistema de “vehículo a red” en el Reino Unido, la red nacional podrá extraer energía de las baterías de los coches en horas pico como forma de equilibrar la oferta y la demanda y, al mismo tiempo, garantizar que los coches se recarguen completamente por la mañana. La UE apoya la construcción y modernización de infraestructuras de transporte en toda Europa para acelerar la instalación de puntos de recarga en carreteras estratégicas.

El camino por recorrer

Teniendo en cuenta todos estos retos, ¿es realista electrificar nuestro sistema de transporte por carretera? Los responsables políticos, incluidos los gobiernos europeos y la Comisión Europea, así como algunos fabricantes de automóviles y operadores del sector energético, parecen pensar lo mismo. Los coches eléctricos propulsados por fuentes de energía renovables pueden desempeñar un papel importante en el avance hacia un transporte por carretera más ecológico y sostenible. Es evidente que este cambio por sí solo no resolverá todos los problemas actuales, como la congestión, el aparcamiento y la construcción y reparación de carreteras, a los que se enfrentan actualmente nuestras ciudades, y no bastará para alcanzar el objetivo de la UE de pasar a una economía con bajas emisiones de carbono.

Encuestas recientes sugieren que hay una mayor conciencia pública de la necesidad de cambiar a vehículos eléctricos para reducir los niveles de contaminación atmosférica y la dependencia de los combustibles fósiles. La sustitución de los camiones a diesel por vehículos eléctricos para el transporte urbano podría sin duda ayudar a mejorar la calidad del aire en las ciudades. La introducción de programas de vehículos compartidos en varias ciudades europeas también sugiere que la gente está empezando a preguntarse si la posesión de un automóvil es o no una parte esencial de su estilo de vida, a medida que otras opciones de movilidad se vuelven más convenientes y, en la mayoría de los casos, menos costosas.

La UE y los gobiernos nacionales ya han aprobado la legislación para fomentar el desarrollo de tecnologías de bajas emisiones en el transporte y establecer objetivos para que los puntos de recarga sean accesibles al público. La industria, respaldada por préstamos y cofinanciación de la UE, ya está empezando a invertir en la construcción de la infraestructura de recarga rápida necesaria a lo largo de carreteras claves de toda Europa, lo que ayudará a resolver los problemas de fiabilidad. Las grandes empresas energéticas europeas consideran que los próximos 5-10 años son clave para garantizar la existencia de la infraestructura necesaria para asegurar la electrificación del sector del transporte.

En varios países se han introducido subsidios y otros incentivos, como exenciones fiscales, para hacer más atractiva la compra de vehículos eléctricos. Las autoridades locales a nivel regional o de ciudad también han estado activas, construyendo aparcamientos gratuitos especiales y puntos de recarga para autos eléctricos en centros urbanos muy concurridos, así como eximiendo a los vehículos eléctricos de los peajes u ofreciendo descuentos. El sector de la energía, así como algunos Estados miembros de la UE, también están presionando a la UE para que se asegure de que se construya una infraestructura adecuada de enchufes alrededor de los lugares de trabajo y las viviendas, así como cerca de los apartamentos de las ciudades. El aumento de la facilidad y la velocidad de carga se considera la base de un cambio más amplio hacia los carros eléctricos.

Los fabricantes de automóviles, por su parte, también han comenzado a invertir en planes de vehículos compartidos basados en teléfonos inteligentes como otra forma de promover sus automóviles eléctricos. Con un alcance de batería de 150-300 km en condiciones de conducción reales, los coches eléctricos son ideales para la mayoría de los viajes en auto compartido. Los fabricantes también están invirtiendo en vehículos eléctricos (autónomos) que, según los expertos, podrían reducir el número de unidades en uso en el futuro hasta en un 90 %.

Algunos fabricantes ya han empezado a explorar los vehículos eléctricos como medio de transporte de mercancías por carretera. La empresa suiza E-Force ya está produciendo camiones totalmente eléctricos con un alcance de hasta 300 km, que se utilizarán principalmente en el transporte urbano e interurbano. Otros fabricantes están siguiendo el ejemplo. Ciudades de toda Europa han comenzado a introducir autobuses eléctricos en algunas de sus rutas de transporte público. ¿Cuál será el próximo gran avance? Los buques de carga con velas de paneles solares o una infraestructura combinada de ferrocarril y carretera que permita que todo el transporte terrestre sea alimentado por electricidad limpia. Un avión propulsado por energía solar ya ha sido inventado y ha completado su vuelo de 40.000 km alrededor del mundo.

Traducido desde: Europeanenvironmentagency