Para el almacenamiento de carbono, la biodiversidad puede ayudar o perjudicar

La biodiversidad juega un papel significativo en el almacenamiento de carbono forestal, pero sorprendentemente menos de lo que se pensaba, sugiere una nueva investigación en Ecology Letters.

Al analizar las reservas de carbono en los bosques templados y boreales, los investigadores encontraron que la diversidad de árboles influye en la cantidad de carbono almacenado en una parte dada de un ecosistema. Pero a diferencia de investigaciones anteriores, los investigadores descubrieron que el papel de la biodiversidad era relativamente pequeño en comparación con otros rasgos del bosque y factores ambientales, e incluso puede disminuir el almacenamiento de carbono en algunos casos.

El equipo de investigación, dirigido por Carol Adair, de la Universidad de Vermont, y David Hooper, de la Universidad Western Washington, descubrió que el clima, la topografía del sitio, el tiempo transcurrido desde el incendio y las características de las especies arbóreas de cada parcela explicaban la mayor parte de la variación en el almacenamiento de carbono forestal en los bosques templados y boreales de Québec, Canadá. Alain Paquette, de la Universidad de Quebec en Montreal, y Bruce Hungate, de la Universidad del Norte de Arizona, son coautores del estudio.

Los impactos de la biodiversidad en el almacenamiento de carbono no fueron triviales. Aumentó el almacenamiento de carbono de los árboles vivos en hasta 20 megagramos por hectárea (Mg C por hectárea), cerca de un tercio del carbono de los árboles vivos en un bosque promedio (13% del total de C), o igual al carbono en 8.500 galones de gasolina. Sin embargo, otros factores tuvieron un impacto mucho mayor. Por ejemplo, ir de sitios bien drenados a sitios mal drenados aumentó la cantidad de carbono en materia orgánica no descompuesta (hojas, ramitas y ramas) en el suelo forestal en un bosque promedio en más de un 400%.

Los investigadores también encontraron que la diversidad de árboles no tuvo impactos positivos uniformes en el almacenamiento de carbono forestal. Mientras que la biodiversidad aumentó el carbono almacenado en los árboles vivos, disminuyó el almacenamiento de carbono en la materia orgánica del suelo forestal hasta en ~10 Mg C por hectárea.

“Estos nuevos hallazgos indican que los científicos de los ecosistemas deberían dejar de tratar a la biodiversidad como un supuesto amplificador de servicios clave de los ecosistemas, como el almacenamiento de carbono, y tratarla como un subconjunto de factores que influyen en dichos servicios”, dice Carol Adair de la Escuela Rubenstein de la UVM y el Instituto Gund para el Medio Ambiente.

En lugar de manipular la diversidad en parcelas experimentales en un mismo lugar con un único tipo de suelo y clima, como lo han hecho algunos estudios recientes sobre biodiversidad, Adair y su equipo revisaron los datos recopilados durante décadas de miles de parcelas forestales en Québec a través del prisma de una pregunta diferente: ¿qué factores de estado y controles interactivos afectan el almacenamiento de carbono, y cuán importante es la diversidad de especies entre ese conjunto de variables?

Los bosques quebequenses, bien inventariados, ofrecían una gran cantidad de datos con los que trabajar: el número de especies arbóreas, el número de cada una de ellas y el tamaño de los árboles de cada parcela estaban documentados. Los científicos habían contado cuántos árboles estaban vivos o muertos, y cuánta materia arbórea muerta se había acumulado en la superficie del suelo. Los investigadores también analizaron el clima, la topografía local y el drenaje del suelo, así como cuándo se produjo el último incendio en cada parcela.

Usando una técnica llamada modelado de ecuaciones estructurales, que calcula la probabilidad y la fuerza de diferentes relaciones causales, el equipo de investigación evaluó cómo diferentes factores podrían explicar la cantidad total de carbono en las parcelas.

El equipo descubrió que los rasgos y factores del bosque, como el tamaño de los árboles, las condiciones climáticas y el tiempo transcurrido desde el último incendio, aumentaron el almacenamiento de carbono más que la diversidad. En las regiones más cálidas, donde los árboles crecen más rápido y más grandes y acumulan más carbono, las especies arbóreas más grandes, como el abeto blanco y el arce, reemplazaron a las especies más pequeñas, como el abeto negro. Parcelas con topografía que restringían el flujo de agua (áreas bajas y pantanosas) almacenaban más carbono en el suelo, debido a que los microorganismos del suelo se quedan sin oxígeno en lugares húmedos y la descomposición se ralentiza. Parcelas que habían quemado más recientemente menos carbono almacenado.

“Este estudio es uno de los primeros en comparar explícitamente los efectos de los factores ambientales con la biodiversidad en ecosistemas fuera de las parcelas experimentales”, dice David Hooper, de la Universidad de Western Washington. “El estudio también ayuda a integrar la diversidad, una consideración relativamente reciente como impulsor del ecosistema, con estos otros factores bien conocidos. Al integrar la biodiversidad en este marco, los ecologistas pueden preguntarse mejor cuándo, dónde, por qué y cuán importante es la diversidad para los servicios de los ecosistemas que benefician a la sociedad”.

“Los gestores forestales pueden centrarse en aspectos de la diversidad de los árboles para aumentar el carbono de los árboles vivos, al tiempo que reconocen que un clima cálido o seco puede tener impactos mucho mayores”, añaden los investigadores. Por ejemplo, si los bosques pantanosos se calientan y secan, podrían liberar a la atmósfera tres veces más carbono del que se almacena en un bosque promedio.

Traducido desde: sciencedaily