La diversidad es clave para que los bosques resistan la sequía

Investigaciones publicadas en Nature la semana pasada encuentran que los bosques “hidráulicamente diversos” son particularmente resistentes ante la sequía, lo que podría ayudar a informar las estrategias para restaurar los bosques después de que hayan sido degradados por los incendios forestales o la tala.

Los investigadores sugieren que existen medidas que los gestores forestales pueden tomar para mejorar la diversidad y la resistencia a la sequía de los bosques, especialmente después de una perturbación traumática del ecosistema, como la tala de árboles o los incendios forestales.

El biólogo William Anderegg, de la Universidad de Utah, dirigió un equipo de investigadores que recopiló datos de 40 sitios de bosques templados y boreales de todo el mundo que estaban equipados con instrumentos para medir el carbono, el agua y la energía que fluye dentro y fuera de los bosques con el fin de examinar los impactos de las sequías.

El equipo combinó esos datos con información sobre las especies arbóreas presentes en cada sitio de estudio y los rasgos hidráulicos de esas especies para determinar que los bosques con árboles que poseen un conjunto muy diverso de rasgos relacionados con el uso del agua se ven menos afectados por la sequía.

Los rasgos hidráulicos son en esencia los mecanismos por los cuales un árbol mueve el agua a través de sí mismo, lo que a su vez ayuda a determinar el grado de estrés por sequía que un árbol puede soportar antes de que su sistema de transporte de agua comience a apagarse. Estas características, escriben los investigadores en el estudio, se encontraron como “los predictores significativos predominantes” de la respuesta a la sequía en todos los sitios forestales que estudiaron.

“Por el contrario, los rasgos estándar de la hoja y la madera, como el área específica de la hoja y la densidad de la madera, tenían poco poder explicativo”, agregan los investigadores. “Nuestros resultados demuestran que la diversidad de los rasgos hidráulicos de los árboles es un factor de resiliencia de los ecosistemas a la sequía y que es probable que desempeñe un papel importante en los futuros efectos de la retroalimentación ecosistémica y atmosférica en un clima cambiante”.

Anderegg y su equipo no esperaban necesariamente descubrir que el principal factor determinante de la tolerancia a la sequía de un bosque era su diversidad hidráulica. “Las especies presentes y los rasgos hidráulicos que tienen parecen ser los más importantes para predecir la resiliencia a la sequía a escala de ecosistema”, dijo en un comunicado. “Esperábamos que los rasgos hidráulicos importaran, pero nos sorprendió que otros rasgos en los que se han concentrado muchos miembros de la comunidad científica no fueran muy explicativos o predictivos en absoluto”.

Un bosque diverso, según Anderegg, “tendrá muchos tipos diferentes de árboles – coníferas y angiospermas, madera tolerante a la sequía e intolerante, y tal vez diferentes profundidades de enraizamiento. Va a implicar algo de diversidad en las fuentes de agua.”

Los intercambios de agua, carbono y energía entre la superficie terrestre y la atmósfera “influyen fuertemente” en el clima, señalan los investigadores en el estudio. Estos intercambios suelen estar dominados por las plantas en la mayoría de los ecosistemas, lo que significa que las respuestas fisiológicas de las plantas bajo estrés hídrico pueden tener una poderosa influencia en este intercambio.

“Se espera que el cambio climático antropogénico intensifique el ciclo hidrológico a nivel mundial, llevando a sequías más frecuentes y severas en muchas regiones”, escriben Anderegg y su equipo. “Por lo tanto, comprender los generadores de los efectos de la retroalimentación tierra-atmósfera durante la sequía y simularlos en modelos de sistemas terrestres es crítico para proyecciones futuras robustas y para la evaluación de los impactos del cambio climático”.

El equipo de investigación planea continuar en esta línea para comprender mejor la fisiología detallada de la resiliencia a la sequía, señaló Anderegg. “¿Cuáles son los rasgos específicos, ya sea de diferentes especies o de diferentes poblaciones, que le dan resiliencia al clima futuro?”

Mientras tanto, Anderegg sugirió que existen medidas que los gestores forestales pueden tomar para mejorar la diversidad y la resistencia a la sequía de los bosques, especialmente después de una perturbación traumática del ecosistema, como la tala de árboles o los incendios forestales.

“Después de talar un bosque o de que se produzca un incendio, a veces pensamos en plantar una sola especie”, dijo. “Deberíamos estar pensando en las mejores mezclas de múltiples especies para la resiliencia.”

Álamos secos
Álamos afectados por la sequía. Crédito de la foto: William Anderegg.

Traducido desde: mongabay